30.7.10

.texto paratextual.

Ciudad. Odio el ritmo de la ciudad. No sé si es que se agota o que nunca parece suficiente. Todo es rápido, todo es efímero. ¿Cómo puede uno detenerse y apreciar cada momento si las horas son segundos y así se pasa el día!? Pensar sobre las ideas se vuelve imposible, se torna tan caótica la vida hasta el punto tal que ni con un retiro espiritual basta. Y aquél lugar que tanta tranquilidad daba, ahora inquieta. Para una persona que de por sí es hiperactiva vivir en una ciudad es el camino al fin de su vida. Y todos tenemos un fin. A veces nos toma por sorpresa, a veces no.  Qué cosita complicada la muerte!! Y qué expresiones raras hacen de ella. Uno se puede estar muriendo y es el término de su vida, sin embargo morirse de risa es algo tan positivo pero nunca literal, está claro que nadie se muere por eso. Las causas siempre son otras. El ser humano es un animal exagerado, ehh.. mejor dicho... es un animal que exagera. ¿Será producto del ritmo de la ciudad? Las cualidades son casi las mismas, ambos traspasan los límites naturales... la verdad.. la conveniencia. Como vulgarmente se dice; "se te va de las manos".
¿inconsciente o conscientemente? 
¿Nadie se siente estúpido mientras le "pone color" a las cosas? Entiendo que haya que ponerle dramatismo a las historias de vida para captar la atención de quienes en realidad no les importa un pito lo que nos pasó en el bondi, o en el super. Pero STOP! 
El "humanismo individual" me está preocupando. 
(Hasta el antropocentrismo me la banco) 
 No recuerdo quién decía que el sujeto moderno es paranoico y el pos-moderno esquizofrénico, a la mierda con eso! yo digo que cada vez más el sujeto entra en el "trastorno narcisista de la personalidad". Ahí si que el amor se convierte en una enfermedad. Ya lo dijeron antes, "no se puede vivir del amor". Y sí, sacando cosas de contexto e intentar acoplar el caos con el orden la architextualidad calificaría este texto como cualquier cosa. Y "así está el mundo amigos"!
Pintá, pintá el partido JC!