6.12.07

cui cui

Hoy me pasó algo extraño. Levanté mi cuerpo tarde según los "normales" y lo senté frente a la PC para dar comienzo a mi trabajo de "fin de curso". Muchas hojas impresas. Mucha información. Me dio pereza y decidí "tomar un baño" (como quien toma un trago). Una forma de purificarse, una forma de desprenderme de toda vagancia anterior. Una forma de arrancar un buen día. Un buen momento para tener buenas ideas. Y no solo salir "limpia" sino que llena de entusiasmo, el suficiente como para impulsarme a hacer lo que he estado evitando este último mes. La concentración no es cosa fácil y a veces cuesta tiempo extra, aún más si los hechos exteriores no ayudan y generan en uno algún tipo de malestar capaz de todo o mejor dicho, capaz de transformar un excelente día en un pésimo día. No, pésimo no. Irritante. Molesto. Insoportable. Si. Pésimo. En realidad no sé qué fue lo extraño pero por un momento llegué al punto de sentir que estaba avanzando "ideologicamente", que mis ideas por fin se acomodaron y se hicieron una, que había encontrado un agradable sentido a ciertas cosas, que tenía claro qué era lo que quería. Que me sentía muy bien... Ahora me digo con signos de exclamación (y tal vez de pregunta) ¡¡Cuantas "utopías" se pueden crear en unos segundos!!! (¿¿???)